Alcalde de Trujillo: «Bienvenidos a los Bolivarianos»

Trujillo.- La hospitalaria y hermosa ciudad de Trujillo no solamente es conocida como la Capital de la Marinera, de la Primavera y de la Cultura, sino que también  se ha convertido en la Capital del Deporte. Todo empezó el siete de febrero del 2011, cuando en Río de Janeiro (Brasil) se anunció que Trujillo será la sede principal de los XVII Juegos Bolivarianos 2013.

El singular desarrollo que experimenta la ciudad, la garantía de una gestión municipal transparente y con liderazgo, así como el trabajo en equipo con el Instituto Peruano del Deporte, el Comité Olímpico Peruano y la Organización Deportiva Bolivariana, han hecho posible que Trujillo esté en los ojos del mundo del 16 al 31 de noviembre próximos.

Se trata sin duda de un evento muy importante y con mucho impacto para el deporte y el turismo, pues el sólo hecho de que lleguen a esta ciudad cerca de tres mil deportistas de once países del continente, constituye una muestra de la magnitud del acontecimiento, que a la vez se convierte en una brillante oportunidad para que Trujillo exponga su nuevo rostro, consolidándose como la segunda ciudad del Perú.

El reto de que nuestra ciudad sea la sede principal de los XVII Juegos Bolivarianos 2013 nos impulsó para que a través de la Municipalidad Provincial de Trujillo elaboremos los proyectos de inversión para la infraestructura deportiva, indispensable para lograr el éxito del evento.

Luego gestionamos el respectivo financiamiento de las obras al más alto nivel del Poder Ejecutivo, con el apoyo del congresista Richard Acuña Núñez. Su apoyo fue decisivo para gestionar la transferencia de dinero y hacer realidad la construcción de la infraestructura deportiva para los XVII Juegos Bolivarianos, y luego serán utilizados por los niños y adolescentes trujillanos y de esta forma fomentar el deporte en sus diversas disciplinas.

La principal obra es la Ciudadela Deportiva Mochica Chimú, que incluye el estadio atlético, coliseo cerrado, polideportivo y un centro de alto rendimiento que demandó una inversión de 103 millones de nuevos soles; pero también se lograron recursos para la nueva piscina Gildemeister en el barrio Chicago (nueve millones de soles) y la piscina de Calentamiento en Mansiche (seis millones y medio de soles).

Como alcalde de Trujillo, cargo que asumí por voluntad popular y que lo desempeño con honor, deseo a todas las delegaciones deportivas y turistas de los países hermanos que han llegado a esta ciudad la mejor estadía, que compartan con todos los trujillanos la gran fiesta deportiva bolivariana, que disfruten de los atractivos que tiene y por su puesto de su rica gastronomía.

Las puertas de esta histórica y tradicional ciudad siempre estarán abiertas al igual que nuestros brazos para recibirlos y seguir fortaleciendo nuestra hermandad bolivariana.

Entradas relacionadas