En operativo edil detectan más de 300 pollos sin sello sanitario

Trujillo.- 31b7Personal de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) sigue realizando operativos inopinados en los mercados. Durante Semana Santa se supervisó la venta de especies marinas y ayer el estado de las carnes rojas y de aves, llevándose poco más de 300 aves sin sello sanitario al laboratorio edil para verificar si estaban aptas para el consumo humano.

Julio Torres Vigo, Subgerente de Salud de la MPT, informó que de los 33 mercados que existen en el distrito de Trujillo, hay unos 500 comerciantes dedicados al rubro de carnes, de los cuales unos 100 vienen infringiendo las normas sanitarias.

Según la Ordenanza Municipal 003-2008, toda carne de aves debe tener la inspección sanitaria de la Subgerencia de Salud de la MPT y en el caso de carnes rojas el permiso del camal respectivo.

En la inspección se constató sin embargo que poco más de 300 pollos no tenían el sello que certifica que la carne estaba apta para el consumo humano, las que fueron llevadas hasta el Laboratorio Municipal, al final unas 50 aves que se encontraban en buen estado y no fueron retiradas por sus propietarios terminaron siendo donadas a instituciones benéficas.

Los mercados intervenidos ayer fueron: Francisco Morales Bermúdez, Monserrate e Indoamericano. En este último, ubicado en Santo Dominguito, se encontró 120 aves de dudosa procedencia, las que fueron derivadas a la Subgerencia de Salud de la MPT.

“Hay aves que han muerto por algún tipo de enfermedad, por ejemplo con neumonía, y aún así las sacrifican y las venden al público. Ave que no tenga la inspección sanitaria la retenemos y la llevamos a la Subgerencia para que el veterinario certifique que está apta para el consumo, si es así se le devuelve al comerciante y si no se procede a eliminarlo de inmediato”, acotó el funcionario.

Informó que si algunas aves retenidas que puedan estar aptas para el consumo humano y no son reclamadas luego por el comerciante, se procede a donarlas a instituciones benéficas como la Cuna Materno Infantil y el Hogar de la Niña.

Los comerciantes que infringen esta norma, pueden ser merecedores a una infracción del 80% de una UIT (Unidad Impositiva Tributaria) y en el caso de aquellos que aun siendo notificados persisten, se procede al cierre del local por un periodo de 30 días.

El funcionario agregó que también se está haciendo la verificación a algunos comerciantes que inyectan agua a los pollos para que incrementen su peso, pero hasta el momento aún no se ha encontrado este tipo de casos.

Entradas relacionadas